‘Thelma & Louise’, una obra maestra feminista totalmente vigente (y necesaria) 25 años después | RETROSPECTIVA

thelma-louise-end
Iconic

Resulta fascinante comprobar como la road-trip femenina por excelencia, Thelma & Louise, aquella que sacudió los cimientos del feminismo incipiente frente al asfixiante machismo imperante a principios de los 90 ofrece un mensaje que, indiscutiblemente, se mantiene vigente 25 años después.

Profundamente polémica en su momento, fue considerada por algunos sectores conservadores, probablemente los mismos que hoy ponen el grito en el cielo por el día sin bañador en Madrid, como una simple historia de “venganza femenina” o una pieza “profundamente degradante para los hombres” en una lectura  maniquea y errada de una película mucho más compleja y con multitud de  aristas.  Y es que no todos los personajes masculinos que aparecen son necesariamente malos (el jefe de policía o la pareja sentimental de Louise, sin ir más lejos), pero sí que estamos ante una película que ilustra la cara más agria de un patriarcado invisibilizado, irrespirable y opresor. Thelma & Louise presenta estos hechos sin complejos y sin las exageraciones que muchos han intentado destacar para desacreditar el film. Pero  ¿Cuántas mujeres no han sufrido, al menos, numerosos episodios de acoso sexual verbal como al que son sometidos Thelma & Louise por el conductor del camión? ¿Cuántas veces no hemos oído un “ella lo estaba provocando”? El Instituto de la Mujer denunció que en España se producía una agresión sexual cada hora y media, la OMS, que una de cada catorce mujeres ha sido víctima de violencia sexual a nivel sexual y que más de la mitad de las mujeres europeas han sufrido acoso sexual.

Aún así, hay gente a día de hoy con los cojones defender que Thelma & Louise es exagerada y fuera de la realidad. En 2016,  en el mismo año que, Donald Trump, alguien que ha calificado a mujeres de “cerdas gordas”, “perras” o “animales desagradables” podría convertirse en Presidente de los Estados Unidos. El mismo año en el que el caso de la violación del nadador Turner, inexplicablemente impune, ha sido tristemente en uno de los casos más mediáticos del año, los debates morales que plantea la película siguen, desgraciadamente, en pleno apogeo.

Cabe ir asumiendo que la caverna y los neandertales siempre van a estar ahí. 25 años después son tan sólo, un poco más pequeños.

Cinematográficamente, estamos ante una película redonda. Desde el guión a las interpretaciones de las protagonistas, sencillamente espectaculares. Con una impecable Susan Sarandon, que no ha cambiado prácticamente en todo este tiempo y una Geena Davis sufriendo una evolución espectacular a lo largo del film.  No sólo por la actitud del personaje, su voz, sus gestos o su mirada evolucionan, por las duras circunstancias, a una velocidad de vértigo, algo que se capta a la perfección a través de una Thelma final que no tienen nada que ver con la del principio.

Mención aparte merece la sólida dirección de Ridley Scott, mostrando una faceta desconocida y  una  loable sensibilidad para tratar el universo femenino que plantea la obra sin incurrir en paternalismos innecesarios: la película plantea la historia de una manera aséptica y descriptiva, para que sean los espectadores los que extraigan sus propias conclusiones y se vean representados, juzgados, retratados, incomodados (o no), en sus vidas cotidianas.

El acertado ciclo de cine veraniego de Montjuïc nos ha dado esta semana la oportunidad de recordarla. Un castillo de Montjuïc completamente abarrotado reivindicó con euforia la historia de Thelma & Louise en la ciudad condal.

El público aplaudió cada paso y cada imbatible enfrentamiento al machismo  asesino y trasnochado de estas icónicas heroínas de los noventa. El espectador se siente fácilmente identificado con las protagonistas incluso cuando actúan de manera incorrecta porque todos entendemos, comprendemos y empatizamos con la serie de catastróficas injusticias que las han llevado hasta allí, hasta el abismo en el que sólo pueden enfrentarse a la opresión que simboliza el patriarcado y las normas impuestas por éste o la libertad y emancipación absolutas, representadas en este caso, con la muerte como única salida.

Una de las mejores películas de la historia, con un desenlace épico e icónico y sin duda, una de las más necesarias del cine contemporáneo. Ayer, hoy y siempre, porque todas somos Thelma & Louise.

cropped-untitled-5.jpg

10 / 10

Anuncios

Categorías:CINEMA, RETROSPECTIVASEtiquetas: , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s