CRÓNICA | James Morrison enamora al público del Festival de Pedralbes

SONY DSC

En 2009 fue la Jazz Room, en 2012 tocó Razzmatazz, y el pasado viernes fue el turno de los Jardines del Palau Reial. El Festival de Pedralbes acogió así una nueva actuación de James Morrison en Barcelona. Pero no importa el lugar, siempre es un placer escuchar la voz rasgada y la música del británico. En esta ocasión, el cantautor acudía a la Ciudad Condal dispuesto a desengranar ante el público catalán su álbum “Higher Than Here” (2015), un trabajo que cuenta con una fuerte influencia gospel y en el que ahonda en su estilo “blue-eyed soul” por el que se hizo conocido en 2006.

Tras la presentación de BIG SUMMER en el escenario Village, llegó el turno de Morrison y su inseparable guitarra. “Under the influence” fue la elegida para abrir un concierto en el que, no sabemos si por fallos de sonido, por la acústica del lugar o por la larga gira que lleva a sus espaldas, el cantante sonó durante las primeras canciones algo dudoso y apagado: En “Nothing Ever Hurt Like You” no rompió la voz ni llegó a las notas como recordábamos, el final de Wonderful World” fue demasiado contenido y los coros no acompañaban, y la preciosa “I Won’t Let Go” sonó correcta, sin más. Y en el caso de James Morrison (y temazos como ese), correcto es poco. No fue hasta la más rítmica “Demons” cuando se entregó por completo, remontó la noche y hizo levantar al público por primera vez y hasta el final.

Desde el funk (“Slave To The Music”), al pop (“Need You Tonight”) hasta el gospel (“Easy Love”), el cantante demostró su versatilidad, supo entretener y, sobre todo, nos volvió a emocionar como siempre. Y es que ante baladas tan desgarradoras como “If You Don’t Wanna Love Me” es difícil resistirse. De su nuevo trabajo tan solo sonaron cinco canciones (el mismo número que de su debut), pero hubo ausencias casi imperdonables (“Pieces Don’t Fit Anymore” “You Make It Real”, de lo mejor de su carrear) y alguna sorpresa (temas menores como “Call The Police”“Undiscovered”). Con todo, no se olvidó de sus mayores éxitos y las más coreadas y aplaudidas de la noche, “Broken Strings” a dúo con una de sus coristas, y “You Give Me Something”, su primer single que le abrió las puertas a la fama hace una década.

Diez años desde su han surgido incontables cantautores de estilo soul/folk (desde su coetáneo James Blunt, hasta los más “novatos” Hozier, Ed Sheeran, James Bay, George Ezra…), pero él tiene el doble mérito de haber sido el primero. Como explicó en una entrevista para El Periodico, “la prueba es la piel de gallina. Esa es la diferencia entre bueno y malo, valioso e irrelevante”. Y a pesar del tímido comienzo, tras la interpretación de “Higher Than Here” con la que cerró el show, no nos quedó ninguna duda de que James Morrison pasó la prueba, y con nota.

Anuncios

Categorías:AGENDA / CRÓNICAS, MUSIC

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s