CRÍTICA | “Thank You” | Meghan Trainor se deja llevar por el pop comercial

Meghan-Trainor-Thank-You-2016-2480x2480Renovarse o morir, ese parece ser el lema de Meghan Trainor. Hace dos años, esta estadounidense se daba a conocer al mundo entero con el hit “All About That Bass” y un álbum, “Title”, en el que recuperaba y reformulaba el pop de los 50s y el sonido doo-wop. Temás tan facilones pero redondos como “Lips Are Movin” y baladas más clásicas como “Like I’m Gonna Lose You” junto a John Legend le valían para ganarse el grammy a Best New Artist y vender casi dos millones de copias. Sin embargo, la cantante ha decidido cambiar totalmente de estilo en su nuevo trabajo, dejando en un segundo o tercer plano los sonidos retro para adentrarse por completo y sin tapujos al pop puro y duro.

Ya nos lo venía avisando con el primer single “No”, con la que nos devolvía a finales de los noventa y principios de los 2000 y reivindicaba esa fusión de R&B y pop que popularizaron en su momento nombres como NSYNC, Destiny’s Child y Britney Spears. El segundo aviso nos llegaba con “Me Too”, tan absurda y petarda como pegadiza, y en la que un pre-estribillo de influencia Motown era lo único que encontrábamos de la antigua Meghan. Pero la sorpresa ha sido encontarnos con un álbum que supone una ruptura absoluta con lo que reivindicaba en su debut.

En este “Thank You”, la cantante toca todos los palos posibles, aún a riesgo de restar solidez al conjunto y sonar como una Selena Gomez cualquiera: Desde el pop con ínfulas reggae (“Better”) al dance tropical (“Champagne Problems”), pasando por los ritmos funky y medio caribeños (“I Won’t Let You Down”), hasta baladas de aires épicos (“Kindly Calm Me Down”) y otras no tan épicas con un simple ukelele (“Just A Friend To You”). El resultado es un disco de batiburrillos, que aglutina estilos y tendencias sin ton ni son, unas veces con más acierto que otras, pero que en su conjunto suena disperso y con poca personalidad, algo de lo que no carecía su debut.

Más fiel a sus inicios son la tan jazzy “Love Me”, a dúo con Lenchmoney Lewis, y que recuerda a su hit “Bills”; la balada de corte clásico “Hopeless Romantic”, o “Dance Like Yo Daddy” en la que recupera las estrofas casi rapeadas y leves influencias del hip-hop que tenían sus anteriores singles. No es ni la mitad de genuina, pero en un álbum tan anodino, se agradece volver a escuchar aquel fraseo y esa fusión de géneros. También conserva los mensajes feministas (“Woman Up”) y de autoestima (“Watch Me Do”) por los que se hizo conocida, aunque en algunos casos, con letras algo simples e infantiles.

Es posible que “Title” fuera un álbum irregular, pero tenía encanto e identidad propia. Por el contrario, “Thank You” contiene cuatro guilty pleasures, pero resulta un innecesario y triste ejercicio de comercialidad y producciones de baja calidad a costa de su personalidad (de hecho, “Woman Up” es una versión de Ashley Roberts, de las antiguas Pussycat Dolls: no hace falta decir nada mas), y en el que ni siquiera ahonda en el revival del sonido noventero de “No”. Se suponía que era un álbum para dar las gracias a sus fans, pero seguramente más de uno le acabe diciendo aquello de “Te lo agradezco, pero no”.

cropped-untitled-5.jpgNOTA: 5 / 10

LO MEJOR: “No”, “Just A Friend To You”, “Champagne Problems”

LO PEOR: “Woman Up”, “I Won’t Let You Down”, “Love Me”

Anuncios

Categorías:REVIEWSEtiquetas: , ,

4 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s