CRÍTICA | “Nine Track Mind” | Charlie Puth, música pop con notas de soul

charlie-puth-nine-track-mind-copertina-1200x630Charlie Puth está viviendo un gran momento desde que el año pasado se diera a conocer con su colaboración en la Banda Sonora de “Fast And Furious” con el tema “See You Again” y el posterior lanzamiento de su debut “Nine Track Mind” a principios de 2016. Actualmente se encuentra en plena gira por Europa y esta misma semana pasará por nuestro pais. Sin embargo, su éxito se ha visto menospreciado por la duras críticas recibidas por gran parte de la prensa especializada que ha hecho que el disco se convierta en uno de los diez peor puntuados de la historia de Metacritic (37/100). ¿Es injusta tal valoración?

A las admiradoras de este americano de 24 años poco les importará lo que los críticos puedan decir. Hasta el momento, el target objetivo de Puth no son los trabajadores de la redacción de Pitchfork, sino el público más teenager. Sin embargo, a pesar de su imagen y de compartir fans con One Direction, Puth dista de ser el típico producto de marketing, y a diferencia de otros ofrece un mayor rango de sonoridades y composiciones más interesantes.

Y es que la pegadiza y conseguida “Marving Gaye” junto a la reina del doo-woop Meghan Trainor no es fruto de la casualidad. Puth ha compuesto todos los temas del álbum y deja ver ese lado más crooner y de cantante soul en otros cortes como “Dangerously” -la balada con más garra del álbum-, la casi acústica “As You Are”, o más sutilmente en su último single “One Call Away” en el que se evidencia también uno de sus mayores problemas: Las letras, llenas de clichés y de una ñoñez extrema en algunos momentos (“Superman go nothing on me”).

Su otro lado más R&B se percibe en temas como “We Don’t Talk Anymore”, a dúo con Selena Gomez, y que con sus cuatro acordes y un tenue beat tropical sea posiblemente lo más pegadizo del álbum, o en la etérea “Losing My Mind”, un buen intento de parecerse a Justin Timberlake, pero en el que queda patente su otro gran problema: La producción. El mismo Puth se ha encargado de ello, y aunque sea muy meritorio, puede hacerse mejor.

El resto de temas cumplen más o menos con su cometido: Producciones algo básicas pero con algún que otro gancho, y guiños al funky (“Left Right Left”), al gospel (“Some Type Of Love”) y al urban (“My Gospel”). Los prejuicios pueden estropear su escucha, pero “Nine Track Mind” no es para nada un mal álbum. Y aunque las comparaciones sean odiosas, es justo hacerlas aquí: Charlie Puth recuerda por su timbre y sus falsetes a Sam Smith, y aunque su sonido no sea tan clásico, genuino y maduro como el del británico, está más cerca de él que de cualquier sucedáneo de Justin Bieber. Y esto es así, por mucho que algunos no quieran verlo.

cropped-untitled-5.jpgNOTA: 6 / 10

LO MEJOR: “Dangerously”, “Marvin Gaye”, “We Don’t Talk Anymore”, “As You Are”

LO PEOR: “Up All Night”, “Suffer”

Anuncios

Un comentario en “CRÍTICA | “Nine Track Mind” | Charlie Puth, música pop con notas de soul

  1. Pingback: Metacritic da a conocer la lista de los peores álbums del año: Charlie Puth, eres el rival mas debil, adiós | No Entiendo Tu Pelo | Música, cine, verdaderas reinas del pop & alguna canción indie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s