CRÍTICA | “Red Flag”, el regreso de All Saints | Cuando un comeback se hace bien

All-Saints-Red-Flag-2016

Un comeback es siempre una arma de doble filo, y las All Saints lo saben bien: Su tercer álbum, “Studio 1”, llegaba en 2007 tras rumores de conflictos, una separación y seis años de silencio, pero el recibimiento no fue el esperado (#40 en las listas británicas, una mancha en su expediente que todavía duele) y las consecuencias fueron trágicas. Tras ser despedidas por Parlophone, parecía haber llegado el final de la mítica girlband de los noventa, sin embargo, a principios de año nos sorprendían con el anuncio de un nuevo disco. Y como ellas mismas hacen en “One Woman Man”, nosotros nos preguntábamos: ¿No hay momentos en que es mejor abandonar?

Pero hay una razón que justifica este inesperado regreso, y es que “Red Flag” tiene algo que a “Studio 1” le faltaba. Si en su anterior comeback el grupo experimentaba con un sonido y una imagen más underground, en este nuevo lanzamiento las británicas han decidido volver de lleno a sus inicios y recuperar el sonido más orgánico y nítido de sus primeros trabajos. De principio (“One Strike”) a fin (“Pieces”) el álbum es como un viaje al pasado al preciso momento en el que escuchamos por primera vez “Pure Shores” y nos enamoramos de la armonía de sus voces. Y a estas alturas del partido, cuando a los únicos que les interesa un regreso de All Saints es a sus fans, volver a sus orígenes es lo mejor que podrían haber hecho.

Tampoco son todo “Pure Shores”. Como en todo disco, existen altibajos. Entre los “bajos” están la canción que da nombre al álbum, que se hace demasiado larga por muchas palmas que le acompañen (habría funcionado mucho mejor a modo de “Intro” en una versión más corta), y la psicodélica “Tribal”, interesante y grower, pero aun así algo plana. Sin embargo, las chicas mantienen el tipo y con nota alta en la mayoría de cortes, desde el primer single o “One Woman Man”, verdaderos anthems que ya se sitúan entre lo mejor de su discográfica, pasando por el baladón a piano “Who Hurt Who” o las notables “Fear”“This Is War” y “Summer Rain”, hasta el maravilloso cierre con “Pieces”, puro William Orbit.

También hay espacio para probar nuevos ritmos y fusiones de estilos: En “Ratchet Behaviour”, el gran guilty pleasure del álbum, se atreven con inspiraciones bollywoodienses, mientras que “Puppet On A String” recordará por sus aires tropicales al último single de Sia. Son pequeñas licencias que se toman y que no rompen en ningún momento con la cohesión y solidez del disco, al contrario, ayudan a actualizarlo a los tiempos que corren. Y es que “Red Flag” es ante todo un ejercicio de nostalgia, madurez y dignidad, y la continuación natural y lógica de sus dos primeros trabajos. Quince años después, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Y, en este caso, lo es.

cropped-untitled-5.jpgNOTA: 7.8 / 10

LO MEJOR: “One Strike”, “One Woman Man”, “Pieces”, “Who Hurt Who”

LO PEOR: 

 

Anuncios

Un comentario en “CRÍTICA | “Red Flag”, el regreso de All Saints | Cuando un comeback se hace bien

  1. Pingback: CRÍTICA | Mutya Keisha Siobhan | La filtración del álbum que puso punto final a un desaprovechado comeback | No Entiendo Tu Pelo | Música, cine, verdaderas reinas del pop & alguna canción indie

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s