“El Poeta Halley” | CRÍTICA | Y de como, inesperadamente, Love of Lesbian mató a la vecina del ártico y a Johny Boy

El Poeta Halley” – Love of Lesbian

Aquellos que nos bajamos del eMule aquel lejano “Maniobras de escapismo” (2005) atraídos, básicamente, por el nombre de la banda, para odiarlo, ignorarlo y posteriormente, rescatarlo de la papelera de reciclaje para empezar a valorarlo, reivindicarlo y en última instancia, amarlo, hemos sido testigos de toda la evolución de Love of Lesbian.

Hemos visto como aquellas cartas a todas sus catástrofes se recibían cada vez en más buzones, y como Marlene, la vecina del ártico, hacía cada vez más grande el target de un grupo indie a priori, poco susceptible de ser, siquiera, un éxito moderado. Pero vimos, sorprendidos, como los Cuentos Chinos para Niños del Japón ampliaban el círculo y colocaban su primera copia física en nuestra estantería.  Y como lo petaban del todo con 1.999, su obra cumbre (aquí ya pasamos al vinilo), y aquel Club de fans de Johny Boy conseguía un hito: que aquellas jóvenes parodiadas en la canción asistieran, icónicamente, emocionadas e histéricas a conseguir las primeras filas en los conciertos del grupo. Jugada maestra.

Y como no, en un escenario tan hostil como es el indie español, ese éxito, nada premeditado, que les llevó al disco de oro y a los primeros puestos en las listas de ventas, se intentó utilizar en su contra. Ellos les contestaron con La Noche Eterna. Los días no vividosun disco doble que tenía absolutamente de todo. Y ahora, han vuelto a callar todas las bocas con un disco conceptual, complejo y abrumadoramente críptico. La antítesis de la comercialidad.“El Poeta Halley” es el disco nacional más inaccesible que haya alcanzado el Top 1 de ventas en España en años. Cualquiera que les acuse de vendidos estará repitiendo, sin juicio alguno, los “mantras” más excluyentes de un indie sectario que analiza más las ventas que el producto en cuestión.

Metafórico y denso, canciones de imposibles 10 minutos, temáticas que abarcan desde la inspiración, a las musas,  la infancia y las drogas con el nexo común y conceptual del Poeta Halley hacen del álbum un trabajo hecho al más puro estilo lesbiano: a fuego lento (tanto en elaboración como para consumirlo). Sin darle una oportunidad, muchos miembros del Club de fans de Johny Boy podrán enviarlo, como hicimos nosotros en 2005, a la papelera de reciclaje antes de hora.

Si no lo hacen, podrán encontrar, incontestablemente, uno de sus mejores discos y sin duda, el más maduro de todos. Deberán entender, no obstante, que, salvo episodios puntuales, no ha habido sitio aquí para muchas fiestas: que Marlene, Ben Affleck y el cuñado Fernando han muerto. Y el Club de Fans de Johny Boy,  ha sido inhabilitado.

Bajo el volcán“, el primer adelanto, ya nos daba pistas de a que nos enfrentábamos. Y muy probablemente, pese a las reticencias iniciales, era la mejor elección a la hora de presentar este proyecto, pues condensa de manera innegable la esencia del antiguo Love of Lesbian mezclada con los tintes alcanzados en este álbum.

Las referencias a Halley comienzan en “Planeador“, que abre el disco entre la nostalgia y la desidia (“que alguien me salve, a veces despierto y soy yo“) y están omnipresentes a lo largo del disco hasta el clímax en el tema “El Poeta Halley“, que cierra el disco con esos versos sobre la inspiración y las palabras recitados por Serrat, más propios de un disco con Sabina que de Santi Balmes y los suyos, pero que ayuda a contextualizar el disco y cerrar el concepto del mismo.

Como epicentro de todo, la sublime “En busca del mago“, continuación natural de 1999 y la canción más críptica y metafórica del disco (“El ave se acordó, nadie es de nadie. También se convenció, debe haber otro mago allí. Y el mago 32 en el nuevo cine…”). El tema recupera las metáforas sobre ventanas que iniciaron con “Voy a romper las ventanas“, (“El gran truco final fue abrir las ventanas“), en una de las metarefencias del grupo que incluye “El Poeta Halley” y que tiene su máximo exponente en la mención a las “Maniobras de escapismo” en “Contraespionaje“.

Y aunque en ciertos momentos parecen recuperar su vena más gamberra (“I.M.T.“, “El Yin y el Yen“, recuperando esas canciones de odio – “Cuando te conocí pensé que eras idiota, arrogante y cabrón pero sorpresa para mí, al cabo de unos meses mi opinión fue a peor“, tan marca de la casa desde “Villancico para mi cuñado Fernando“), estos episodios son meramente anecdóticos aquí.

En conclusión, Love of Lesbian ha realizado un meritorio trabajo conceptual de introspección del que ha salido un trabajo sorprendente y emocionante. A ratos difícil, a ratos inaccesible pero ante todo coherente y honesto. Muchos se caerán por el camino antes de conectar con El Poeta Halley, pero una vez atrapados, no podrán bajarse jamás. Larga vida a los lesbianos.

cropped-untitled-5.jpgNOTA: 8,7 / 10

Anuncios

Categorías:REVIEWS

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s