“Cuanto te equivocaste” (Parte III) | Carta abierta al redactor que vetó a Justin Bieber en la lista NETP a lo mejor del año

“No, no y no”, dijiste el pasado Diciembre. “No voy a permitir que esté en nuestra lista de lo mejor de 2015, y mucho menos en el Top 10″. Esas fueron tus líneas rojas. Censurar, vetar, ignorar uno de los mayores éxitos del pasado año. Un fraude nivel Pescanova. Tras horas de discusión, llegábamos a un acuerdo entre todos los redactores, una posición especial (10+1) que sabía a derrota. “Habéis perdido una lectora” nos decía un minion hace tres semanas en pleno carnaval. Aquel bicho amarillo nos abrió los ojos, y ya no podemos dejar esta conversación para más tarde. Hoy nos vemos obligados a hablar del fenómeno Justin Bieber y de como nos prohibiste incluirlo en nuestro ránking.

Justin Bieber, o de como
Justin Bieber, o de cómo la persona más odiada de la música se ha ganado un espacio en nuestros corazones iPods 

A estas alturas, no aceptar el impacto de Bieber en la moda capilar el panorama musical actual es como afirmar que la tierra es plana, que nuestro amigo repostero es burgués o que no existe el instinto paternal. Por muchas veces que nos hayamos alegrado del hundimiento de su figura en los últimos años, el ídolo adolescente ha resurgido de sus cenizas este 2015, consiguiendo las mejores críticas y ventas de su carrera. Y esto es así, por poco que nos guste, y por mucha vergüenza que nos de (ya no tanta, la fiebre Believer se ha convertido en algo mundialmente aceptado, quién nos lo iba a decir).

En 2014 publicamos un artículo en el que lo dábamos por acabado. Con Justin envuelto en todo tipo de polémicas, una imagen de inestabilidad total, el desastre en taquilla de su película, el fracaso de su último trabajo discográfico y con una parte de la secta de believeres en su contra, el fenómeno fan parecía condenado a morir tarde o temprano. Andreita presagiaba lo peor: Su héroe, el Joselito canadiense, estaba a un paso de caer al saco de juguetes rotos junto a otros ídolos infantiles de su generación. Miley Cyrus tuvo suerte y se salvó, pero no parecía su caso. Ahí no solo te equivocaste tú, nos equivocamos todos.

Todo cambió con la alianza entre Skrillex y Diplo en “Where Are You Now”, un tema que en su origen era una balada, pero que pasada por el filtro EDM y dubstep de los dos DJs que la firman, se convirtió en un auténtico e indiscutible trallazo. Se atrevieron a apostar por Justin, y el tiempo ha demostrado que la elección fue la acertada y que el odio que despertaba la cantante lesbiana no supuso ningún obstáculo: La canción fue un éxito en todo el mundo y el Grammy a Mejor Canción Dance lo certifica. Tú ni te diste cuenta, estabas a otras cosas, pero aquello fue el principio de su reconciliación con el público.

A finales de Agosto se estrenó “What Do You Mean”, el primer single de “Purpose” que sirvió como presentación del nuevo y renovado Justin Bieber. El canadiense se unió a la moda del tropical house y triunfó: Ese fue su primer #1 en Billboard (y faltaban dos más por venir) y su mayor hit desde “Baby”. Con la llegada de la irresistible “Sorry” se volvió imposible ignorar aquello. Todo el mundo hablaba de él, hasta al más indie le gustaba, los hipsters se rendían ante la obviedad, e incluso tu cuñado no paraba de cantarla. Y si un cuñado ha acabado escuchando a Justin Bieber, quiere decir algo. Pero tus prejuicios no te dejaban ver más allá.

tumblr_mnentgFVhF1ss4qx6o1_500

Fue el descubrimiento de la tierna balada “Love Yourself” lo que al fin cambió tu percepción: Ahora la llevas en repeat en tu iPod (tú que te reías de los demás, adelantados a nuestros tiempos, que llevábamos “Boyfriend” en su momento), te levantas de la cama cada mañana mediodía bailando como la pareja del videoclip y a tus fotos de Instagram les pones de título los versos de la canción que compuso Ed Sheeran. Justin conseguía lo imposible: Convencerte a ti, la última persona que quedaba en el mundo por admitir que se ha convertido, contra todo pronóstico, en una de las figuras más importantes del panorama musical actual, por mucho que nos pese. Has llegado tarde, pero has llegado (como cuando en pleno 2016 acabas de descubrir “See You Again” y te lo perdonamos). Ahora solo falta que reconozcas que escuchas todo el álbum en secreto cada lunes cuando dices que estás viendo “La Sexta Noche” en streaming.

Tranquilo querido lector si te sientes identificado con este texto, si no te puedes quitar alguna de sus canciones de la cabeza o si quieres viajar a Islandia solo para recrear el vídeo de “I’ll Show You”. Es algo normal, no hace falta que vayas al médico, todos hemos pasado por ello: A algunos les ha dado mas fuerte que a otros (conocemos gente que habla de amor platónico), unos lo padecieron antes, a otros la fiebre les ha afectado después, pero nadie se ha librado del efecto Bieber.

No llegamos al nivel de Jose Manuel Abellán cuando en 2011, como miembro del jurado de Operacion Triunfo, lo calificó de “genio” y dijo que despertaba mucha envidia entre la gente. No way. Nos cae mal, seguimos pensando que es un niñato y que no tiene talento, le meteríamos una paliza cuando se pone chulo, nunca lo defenderíamos cuando se levanta en mitad de una entrevista o se va en medio de un concierto, y seguiríamos metiendo monedas en aquel bote de “Justin Bieber Assassination Funds” que vimos una vez en un bar de Edimburgo. Pero los hechos y los titulares hablan por si solos:

etc..etc…etc…

Casualidad, suerte, merecido o no, esta noche es posible que sea reconocido de nuevo con un Brit Award, igual que Amy, y si el sobre lleva su nombre escrito, tú desde el sofá escribirás en el grupo de Whatsapp para decirnos “La broma ha llegado demasiado lejos”. Y nosotros te responderemos:

“Cuanto te equivocaste Selena Gomez, cuanto” 

Anuncios

Categorías:#NOENTIENDOTUPELOEtiquetas: , , ,

4 Comments

  1. No soy Believer pero hay que reconocer que sinceramente, le está yendo bien, y se lo tiene merecido. Sigan hablando y criticando, y el sigue creciendo, por más riña que esto genere, Justin Bieber lo está haciendo bien y su nombre ya está escrito entre los grandes éxitos musicales.

  2. Jaim

    Nah, aquí se ganaron un lector cuando no lo incluyeron en el top 10.

    Y ni hablar que “su cambio” está manejado por un equipo, en realidad el niño sigue siendo un asco de persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s