CRÓNICA | “Cambio de Piel” en Sala BARTS | Cuando Bebe resurgió de sus cenizas…

CT9uBfOWEAAzVBP

Bebe

28/11/15 El pasado viernes 27 Bebe inició su gira en la ciudad condal para presentar Cambio de piel”, su último disco, en el que se reconciliaba consigo misma. Compuesto junto a Carlos Jean, uno de los más intimistas productores patrios,  este nuevo trabajo contiene buena parte de la esencia de su ópera prima “Pa’ fuera telarañas” e “Y.”. Y eso se nota prácticamente en todo.

El BARTS se rindió ante la cantautora valenciana de origen y extremeña de adopción, y logró que en la puerta del local barcelonés rezase, contra todo pronóstico y para su propia sorpresa, el cartel de ENTRADAS AGOTADAS.

Con veinte minutos de retraso respecto a la hora prevista del concierto, debido al control de seguridad que se efectúo, más agudizado en esta ocasión después de los terribles acontecimientos del 13N en París, el escenario se iluminó con tonos tenues, que fueron cambiando a lo largo de las casi dos horas en las que animó y conmovió a partes iguales a un entregado público. La vestimenta que se vislumbró al centrarse los focos en la artista era recatada: pantalón y botines de aguja negros, al igual que su camiseta, pese a que contrastaba con la colorida parte delantera de la misma.

Borrones fue el tema con el que se arrancó, uno de los mejores temas de su último CD. Esto fue un preludio de cómo iba a a ser el tono de la velada,  ya que precisamente este tema empieza con ritmos acompasados, que  in crescendo va avanzando hasta un final desgarrador. Seguidamente hizo una maravillosa interpretación de Sabrás, una de las joyas del denostado Un Pokito De Rocanrol.

Los temas que siguieron fueron dos de los más aclamados: sin duda, su obra maestra Siempre me quedará hizo las delicias de todos los allí presentes. Al igual que lo hizo con Me fui, toda una declaración de principios que parte de la premisa de que para estar bien con alguien primero hay “que empezar por estarlo con uno mismo”. La emoción de Bebe era palpable por tanto por sus expresiones de felicidad como por sus palabras de agradecimiento, refiriéndose a la abarrotada sala con un “¡Vaya sorpresa me habéis dado!” Para el primer single de su último trabajo, Respirar, optó por sorprender al público con una versión cuyo inicio era en un (portugués ?)catalán bastante loable/digno. Siguió con la sentida y nostálgica La cuenta (“Perdi al cuenta de cada error que cometí”).

Con Tan lejos tan cerca, la cantautora transmitió la pureza de la letra, sobre la cual confesó su composición: tuvo lugar en una sobremesa familiar, <<aquel día la alegría no paraba de estallar y me dejé llevar…>>.

Las tres siguientes canciones tiñeron de un cariz más movido y optimista el espectáculo: La bicha, Que llueva y Chica precavida, animándose con la guitarra para ésta, y Bala perdida. Si bien es cierto que se aprecia una actuación mucho más pausada que las de antaño, en las que nos deleitaba con su versión más salvaje, el erotismo que desprende sigue siendo evidente, aunque de un modo mucho más sutil, apreciándose así un verdadero cambio de piel.

Tu silencio fue uno de los temas más sentíos y más aplaudidos de la noche. La interpretación de Animales hambrientos sorprendió particularmente a los miembros de NETP, ya que le dio una tonalidad distinta, superando con creces a la versión del disco.

Uno de los momentos  álgidos llegó con los dos temas que la hicieron saltar a la palestra del panorama musical, ambos reivindicativos, el mítico Malo contra los malos tratos y  Ella, en el que insta a que todas las mujeres cuya vida no ha sido fácil  despierten “hoy”. Himnos.

Ganamos, dedicada al padre de su hija, fue sin duda el mayor reflejo de su yo lírico, dando en ocasiones la espalda al público mientras cantaba, regalando así a sus fans su letra, pero tal como decía su maravillosa No + llorá, <<hay algunas que nadie jamás .. quiero que comprendan porque son pa mí na’ más, pa mi corazón, pa mis pensamientos, pa mi reflexión, pa mí.>>

Entonces, con Una canción, llegó el momento para los temas más intrascendentes y simples de su último trabajo, enfocadas líricamente desde el punto de vista más infantil jamás visto en la extremeña.

Todo lo que deseaba, escrita también para su hija,  enterneció a los presentes, los redactores de NETP incluidos, y es que hay que poner mucho arte para que una expresión insulsa y más propia de APM, “Mi corazón palpita como una patata frita” logre emocionar, y, precisamente arte no le falta a Bebe.

No pudo reprimirse y, dirigiéndose a los fans que estaban con sus hijos soltó un emotivo “Gracias tesoros,  ¡por traer niños!” A su vez, aprovechó para hacer la presentación de su nueva banda de músicos, con lo que ya  era evidente que el final del concierto estaba por llegar. ¿Cuál sería la canción escogida para el cierre? Resultó ser  Pa’ mi casa, con la que transmitió buenas vibraciones a toda la sala y dejando un muy buen sabor de boca.

Estos años de silencio han merecido la pena. Auguramos que esta gira va a ser todo un éxito ya que vuelve a sus mejores orígenes con una buena selección de su repertorio. Esperamos volver a disfrutar de otro concierto así en breve.

Gracias Bebe por regalarnos letras con las que nos identificamos tanto. Nos identificábamos en el 2004, en el 2009 y lo seguiremos haciendo, mientras crecemos y cambiamos de piel… pero la esencia es la misma.

Y.

 by Virgina Woolf

Anuncios

Un comentario en “CRÓNICA | “Cambio de Piel” en Sala BARTS | Cuando Bebe resurgió de sus cenizas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s