CRÍTICA | “Yo, él y Raquel” | La encantadora comedia indie del año

__55d7275b88f98-medium

Esta no es la típica historia de amor de una chica con cáncer. Así es como Greg, protagonista de “Me and Earl and the Dying Girl”, define su relación con Rachel, su vecina y compañera de instituto que acaba de ser diagnosticada con leucemia. A todos se nos viene a la cabeza “Bajo la misma estrella”, el best-seller de John Green y un éxito en taquilla también, pero repetimos: Esta no es la típica historia de amor de una chica con cáncer. Porque a pesar de que las similitudes que guardan ambas adaptaciones son obvias, sus diferencias no lo son menos, y eso es lo que ha llevado al film de Alfonso Gomez-Rejon a convertirse en la triunfadora del último Festival de Sundance.

¿Y qué hace de “Me and Earl and the Dying Girl”, o lo que es lo mismo, “Yo, él y Raquel” (traducción mala donde las haya, suponemos que lo de moribunda tenía poco atractivo) una película atípica?

tumblr_nn8c5rhnwZ1r091sko6_500Primero, no se agarra a la lágrima fácil ni a excesivos discursos existencialistas. A diferencia de la predecible película de Josh Boone, es más natural y creíble. El director no centra la atención en la enfermedad terminal, lo que se agradece, e intenta que nos olvidemos de su existencia, aunque hay momentos en los que es inevitable volver a ella. Pero el dramatismo solo gana a la comedia en momentos puntuales, y especialmente en los minutos finales, que emocionarán hasta al más duro.

Segundo, no hay escenas idílicas ni se habla explicitamente de amor. Greg es un adolescente que vive su vida superficialmente con el único objetivo de seguir siendo un casi desconocido para los demás, incluso para Earl, con quien pasa la mayor parte del tiempo pero a quien nunca ha llamado amigo. Lo mismo le pasa con Rachel, se autoengaña y se excusa en que esta ahí por obligación para negar lo que verdaderamente siente. Pero no hacen falta frases bonitas, ni declaraciones, ni besos bajo la lluvia para saber que hay algo entre ellos y para decir que se trata de una película de amor con todas las letras.

Y por último, por muchos parecidos que existan con otras películas, tiene algo que la hace especial y única dentro de su género. Es cierto que su estética se asemeja a la de “Juno”, que trata las relaciones de instituto y adolescentes como en “Ventajas de ser un marginado”, y que repite recursos que ya vimos en “500 días juntos” (“but you should know upfront, this is not a love story” decía Joseph Gordon-Levitt, igual que nuestro protagonista, que también hace de narrador, y que en algunos momentos también anticipa el desenlace, en este caso no tan cierto, de que la chica no muere), pero tiene otros elementos característicos que marcan la diferencia: Desde sus personajes, tres chicos raros que acaban resultando encantadores, al estilo tragicómico, a las secuencias y diálogos que mezclan humor, ironía y sensibilidad de una forma tan natural como carismática y genuina.

Por todo ello, el título de “comedia indie del año” es más que merecido.

cropped-untitled-5.jpg

NOTA MEDIA: 75 100

Anuncios

Categorías:CINEMAEtiquetas: , , , , , ,

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s