“Regression” | CRÍTICA | La total regresión de un Amenábar que parece dirigir ahora su proyecto final de carrera

Regression

El título parece hecho a medida de un director que dirigió en Tesis en un lejano 1996 y dirige hoy, en pleno 2015, una película como Regresión. Aunque hemos intentado obviar las numerosas críticas negativas recibidas previas al visionado del film, nos ha sido imposible discrepar del sentir mayoritario de la audiencia a la hora de enfrentarse a una nueva obra del siempre solvente Alejandro Amenábar, uno de los mejores directores que ha dado este país.

Ambientada en los 90, no dudamos que el diseño de producción y la atmósfera son conseguidas. De hecho, todo en Regresión te retrotrae irremediablemente a principio de los noventa, aunque esto, en realidad, tenga más de negativo que de positivo. No ayudan tampoco unos agujeros de guión considerables (esa sugestión excesiva y caprichosa en la que se sustenta la trama, esas reacciones airadas tan gratuitas – tortazo de la abuela a preguntar por las fotografías, etc.-) y un equivocado montaje que te destapa el giro final cuando todavía quedan 30 minutos de película.

Regresión no es una obra terrible, pero cuesta destacar algo realmente positivo en ella. Incluso las apuestas seguras, como son las interpretaciones de Ethan Hawke y Emma Watson, resultan aquí, meridianamente soporífera en el primer caso y sorprendentemente insatisfactoria en el segundo, aún siendo Watson una de las más firmes promesas jóvenes de la interpretación femenina. Su actuación resulta poco creíble y  forzada en todo momento, siendo ésta su peor interpretación hasta la fecha.

Tampoco negaremos que las (enormes) expectativas que tiene cada nuevo trabajo del madrileño son el peor enemigo de la película, y es que no podemos obviar la autoría de uno de los artesanos cinematográficos más prometedores del cine español a la hora de valorarla. Y prácticamente todo en esta Regresión desmerece, fuera de toda duda, del director de Abre los Ojos o Los Otros.

¿Demasiada presión? ¿Demasiadas Nancys Rubias? Quizá más Haneke y menos Mario Vaquerizo le irían bien a Amenábar para inspirarse y recuperar la senda de la cordura, aquella que llevó a aquel estudiante de comunicación audiovisual a brillar con luz propia desde el primer momento. Aquel que tan solo con un par de buenas idea aterrorizó e inspiró a toda una generación de jóvenes promesas locales con su icónico Me llamo Ángela y me van a matar, llevando al cine español a un nuevo nivel.

Vuelve, Amenábar, vuelve

cropped-untitled-5.jpg

NOTA MEDIA: 50 100

Anuncios

Categorías:CINEMAEtiquetas: , , , ,

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s