Retrospectiva | TOP 10 | Los mejores discos post ruptura sentimental | “When love ends…”

Desktop28
TOP 10 Mejores discos post ruptura

Os dejamos con la clasificación de NETP de los 10 mejores discos post ruptura sentimental, los álbumes que mejor han recogido, captado y canalizado uno de los sentimientos más universales. Discos que han marcado un tiempo, lugar y relación y acompañado a millones de personas en momentos duros.

Sin más dilación, os dejamos con una lista encabezada, como no, por Amy Winehouse, una historia sin final feliz.

1.  Back to black – Amy Winehouse back-to-black-505cf1d616173

Probablemente, la enorme honestidad de Back to black y la indivisible línea que separaban sus letras de la realidad de la vida de Amy fueron los que llevaron a la cantante al abismo. Cada frase, cada detalle de este desengaño amoroso que es Black to black, un canto a la pérdida, al desamor y a los excesos como mecanismo para combatir el dolor y el desasosiego. La espiral de alcohol y drogas que llevó a la británica a la muerte y su convulsa e insana relación con Blake Fielder envuelven cada nota de este disco en canciones de la grandeza de Love is a losing game, Tears dry on their own, You know that I’m no good y, por supuesto, la canción que da título al álbum.

Su brutal, taciturna y peligrosa sinceridad llevan a Back to black a liderar esta recopilación, y es que estamos ante un, trágico pero incuestionable, clásico atemporal.

You go back to her and I go back to black…”

2. Jagged little pill – Alanis Morisette

c35c162ca72880319af7bab1af2799a69bba9ec1

El siguiente disco en la clasificación podría fácilmente haberla encabezado. Y es que estamos ante el más icónico disco de ruptura de los noventa, encabezado por su emblema “You oughta know“, himno atemporal del despecho.

Curiosamente, no son pocos los paralelismos entre Amy Winehouse y Alanis Morisette. La verdad que transmiten y desprenden, así como lo directo de sus letras, sinceras y viscerales, casi exhibicionistas, es lo que las ha llevado hasta aquí. Mientras Amy hablaba de como su ex mantuvo el pene húmedo, Alanis se jactaba en que su ex pensaba en ella mientras hacía el amor con otra. Ambas contaban con un destinatario concreto, pocos pelos en la lengua y mucha rabia acumulada.

Jagged little pill contiene también temas que hablan de la familia o de la sociedad, así como temas más positivos, la mayoría están centrados en su destructiva relación amorosa. La joya de la corona es el hidden track Your house, en la que, a escondidas y completamente desequilibrada, canta a capella como se mete en la casa de su ex novio para ducharse y descubrir que ya la ha remplazado. Pelosdepunta.

3. 21 – Adele

0634904052065_600

La propuesta más obvia de la lista es el mayor éxito musical del siglo XXI. La conexión entre las primeras notas de “Someone like you” y los corazones rotos de todo el planeta es innegable y catapultó a Adele al olimpo de las señoras los Dioses. Pocas veces en la época de las redes sociales ha habido un éxito planetario menos cuestionado que este.

Y es que el icónico y doloroso 21, de su Rolling in the Deep a su Set Fire to the Rain conquistó al universo entero y nos puso a todos, por una vez, de acuerdo.

4. For Emma, Forever Ago – BON IVER

MI0000010916

Pocos grupos pueden condensar tan bien la infinita tristeza y la desazón propia de una ruptura. El falsete de Bon Iver pone los pelos de punta  en cuestión de segundo y su sentido cantar nos confirma que estamos ante una Emma real, porque todo en este álbum suena a realidad en la que Stacks: Re es el epicentro del desastre.

Compuesto desde el completo aislamiento en una cabaña al norte de Wisconsin, Justin Vernon se puso a componer y grabar esta colección de canciones que acabaría cambiando su vida.

5. Los Planetas – Una semana en el motor de un autobus

6a014e8b4ec018970d0191023f2379970c-800wi

La discografía entera de Los Planetas, los magos del desamor y el despecho por excelencia en el panorama nacional, merecería un sitio en esta lista. Tras mucho debate,  ha sido escogido  “Una semana en el motor de un autobús” por ser el  álbum que mejor condensa el sentimiento post ruptura desde una perspectiva más global y con más variedad de fases.

Pese a no incluir su tema más icónico en el asunto (la obra maestra inconmensurable Un buen día“), el disco condensa distintos estados anímicos, desde las desoladoras Toxicosmos (“y rezamos para no volver jamás...”) y Línea 1 (Iba a hacerlo esta mañana, levantarme de la cama, comprar algo de comida y empezar con otra vida…”), la melancolía de aquel verano que fue una pesadilla (La Playa) o Cumpleaños total, Segundopremio o La copa de Europa.

Los Planetas, como siempre, cumplen su función catártica, convertidos por méritos propios en el clásico nacional por excelencia en rupturas sentimentales.

6. 19 dias y 500 noches – Joaquin

19-dias-y-500-noches-cover

La segunda mención nacional en este lista no podía ser otra que el aplaudido 19 días y 500 noches de un maestro Sabina inspirado como nunca. Este 19 dias y 500 noches supo conectar con el gran público y devolverle a lo más alto, en su disco más aplaudido y recordado.

Con su magistral letra, es difícil no sentirse identificado con ningún fragmento de la canción.Y por si el tema central fuera poco, el álbum contiene también otras letras magistrales del tema en canciones como Cerrado por derribo o Donde habita el olvido.

7. BSO My Blueberry Nights  – V.A.

various_artists_-_my_blueberry_nights

La BSO de la película post ruptura por excelencia, la mágica My Blueberry Nights, de Wong Kar-Wai. Norah Jones interpreta aquí a una joven que comienza un viaje espiritual por  América en un intento de recomponer su vida tras una ruptura. Solo entenderán la grandeza del film y la banda sonora que lo acompaña aquellos que hayan estado tan perdidos y desorientados como los protagonistas de la cinta (“No fue tan difícil cruzar esa calle, después de todo“).

En el camino la joven se encuentra con una serie de personajes que la ayudarán en su viaje y, todo ello, aderezado con una impecable y melancólica banda sonora. La pieza central de la misma es este sublime The Greatest, el sobrecogedor tema de Cat Powers. Sin palabras.

8. Sea Change – Beck

Beck-Sea-Change-Delantera

Beck compuso este disco con el corazón roto y supo ilustrar el desasosiego y la sordidez que sentía como pocos han conseguido.

El ejemplo perfecto es la sincera “Guess I’m Doing Fine“, de ese hombre perdido que no sabe muy bien que hacer, ni si lo está haciendo bien. A partir de dicho epicentro, Beck construye un áspero álbum variado, hipnótico y psicodélico. Un disco que suena a corazón latiendo sincero y a fuego lento, como todos los discos que han merecido un puesto en esta lista.

9. Butterfly – Mariah Carey

Mcbutterfly

Si hay una imagen que mejor describa el acto de librarse de un poder tirano que te reprimía tu libertad no es cuando derrumbaron la estatua de Sadam Hussein o cuando decides no caminar veinte kilómetros más para llegar a una playa en el viaje por Costa Brava, es la escena del videoclip de “Honey” (1997) en la que Mariah Carey tras liberarse de unos mafiosos que la tenían secuestrada salta por el balcón de una mansión victoriana a la piscina y debajo del agua se va quitando toda la ropa hasta quedarse en bikini. Y en tacones.

Eso representa uno de los mejores álbumes de la historia, “Butterfly” (1997), concebido en medio del divorcio de la por aquél entonces sílfide Mariah de su descubridor, el que era jefazo de la discografía Sony, un dictador que le obligaba a hacer la música que todos amábamos de ella en los 90 pero que la cantante odiaba hasta hacerla llorar en la ducha.

Confesemos que este despotismo musical fue lo mejor que nos pudo suceder a los amantes de la música en la mejor década de la historia. Mariah demuestra su adquirida libertad con cortes como “Butterfly” en el que vuela libre como una mariposa (ahora simbolismo más visto que el tiburón de La Veneno, por aquél entonces aún no se había explotado tanto), “Close My Eyes” en el que toma conciencia de que estaba bordeando el límite de la locura pero por fortuna se dio cuenta a tiempo (…o no, como veríamos años después) o “Breakdown”, en el que le dejan y finge estar bien pero se quemaría por dentro como Ursula Corberó. Mariah volvió a emanciparse (menuda es) 8 años después con otro disco, pero esa es otra historia.

10. Call Me Crazy – Lee Ann Womack

12787

En el que es hasta la fecha mejor disco de su carrera, Lee Ann Womack narra todas y cada una de las posibles situaciones que se dan antes, durante y después de un ruptura. Desde la de una pareja que no se separa por comodidad, hasta la mujer que bebe para olvidar y el hombre que lo hace para atreverse a llamarla y volverlo a intentar de nuevo. Pero esa si será la última llamada (Last Call).

Toca superarlo y volver a empezar, y ahí es cuando suena New Again.

Anuncios

Categorías:MUSIC, RETROSPECTIVASEtiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s