CRÓNICA | Christina Rosenvinge reivindica su madurez y su privilegiado estatus en Barcelona | Crítica “Lo Nuestro”

rosenvinge-nuestro
Lo nuestro

Anoche tuvimos la oportunidad, por primera vez en nuestras vidas, de presenciar en directo a la icónica figura de Christina Rosenvinge, con una de las evoluciones musicales más contundentes del panorama patrio, en la que ha tenido etapas para todo, desde niña prodigio a  adolescente rebelde,  pasando por rockerita, una larga etapa neoyorkina, una relación complicada con el aún más complejo Nacho Vegas que desembocó en un disco excepcional, el momento en el que empezó progresivamente a ganarse el respeto de la crítica, el comienzo de la consolidación del sonido Rosenvinge, evocador, íntimo y personal; y por último, la conversión a reina de la mitología y los Dioses en su anterior y notable trabajo, La joven Dolores.

En “Lo nuestro”, Rosenvinge condensa todas esas Christinas de una forma aparentemente meditada, que suena calmada en ocasiones y tempestuosa en otras, obscena y provocadora, incluyendo desde sutiles metáforas sexuales a versos directos, con un nivel ínfimo de autocensura (La muy puta). Y salvaje, sobre todo suena salvaje y natural, con unos gritos y alaridos que pueden sorprender e incluso alarmar al público virgen,  desconocedor de la carrera, evolución y personalidad de la cantautora, si escuchan por primera vez los últimos segundos de La Tejedora.

Ayer conectamos con la Rosenvinge rmás reposada, aparentando tranquilidad, ilustrando madurez, sin salirse del guión en ningún momento. Esa aparente calma contrastaba con la Christina más feroz y viva que aparecía, fugaz, en ocasiones y que nos ofreció los mejores momentos de la noche. Y es que la mejor versión de la española-británico-danesa es quizá, la menos meditada, salvaje e imperfecta.

video-christina-rosenvinge-cancelan-concierto-en-arequipa
Rosenvinge

La noche empezó con la crítica social de Alguien tendrá la culpa y continuó intercalando nuevos temas como recuperando algunas joyas de anteriores trabajos (“La horas”, “Anoche” (El puñal y la memoria), “Debut” o la magistral “La distancia adecuada”). La artista se centró en su etapa más reciente, abarcando sus dos discos previos y dejando su anterior material como un hecho puntual, del que rescató la maravillosa Tok Tok o A Liar To Love, la única inmersión en su repertorio anglosajón.

La mejor parte del concierto fue, sin duda, su epílogo, en el que cantó las canciones más contudentes  de su nuevo trabajo (las notables La muy puta y La Tejedora) y las más representativas de su álbum anterior: Mi vida bajo el agua y la espectacular Canción del eco, quizá su mejor composición, con esos “niña loca” que conquistaron a propios extraños. Echamos de menos la incursión en el set list de nuestra adorada y autobiográfica La noche del incendio,  ya que cuando salió de nuevo al escenario ante la insistencia del público de L’Auditori (entre el que se encontraba la sublime líder de Tulsa)  la escogida fue la muy sexual y delicada Balada obscena, de su nuevo repertorio.

En conclusión, tanto su nuevo trabajo como el concierto que ofreció anoche, nos muestran a una Christina Rosenvinge, asentada, madura, que sabe lo que hace y que conserva ese contradictorio halo de fragilidad y robustez que le ha otorgado un inclasificable y privilegiado estatus  en el panorama musical nacional.

Si los Dioses y los mitos predominaban en su etapa anterior, el tiempo, ese cabrón, como lo define en la preciosa La absoluta nada, las dificultades sobrevenidas y la muerte marcan este Lo Nuestro con el que ha vuelto a ganarse el respeto, una vez más.

cropped-untitled-5.jpg

NOTA MEDIA:

73 / 100

Anuncios

Categorías:AGENDA / CRÓNICAS, MUSICEtiquetas: , , , , ,

1 comentario

  1. “Tu labio superior” fue algo SUPERIOR, valga la redundancia. Y de ahí en adelante no ha hecho sino crecer y, de algún modo, también iluminar retrospectivamente sus anteriores discos. Ahora “Lo nuestro” suena diferente a los dos últimos, pero agrada que una de sus virtudes siga siendo la negativa a repetirse y su voluntad de no transitar caminos trillados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s