Siempre Alice | CRÍTICA | La película es Julianne Moore, que ya tiene el Oscar en la mano | Oscars 2015

saposter
Still Moore

De una manera parecida a Cate Blanchett y su Blue Jasmine el año pasado, tras ver Siempe Alice (Still Alice), lo primero que podemos destacar es que Julianne Moore es LA película. Sobre ella se asienta todo el peso de una obra que retrata sobriamente el drama del alzheimer, con el aliciente de contarlo desde la escalofriante perspectiva de entender la enfermedad en una persona joven.

Una mala elección de la protagonista hubiera tirado por tierra toda la película, y sin embargo, ésta aguanta el tipo bajo la entera responsabilidad de una perfecta Moore, cuya interpretación, en la que recoge la sobrecogedora evolución desde los primeros síntomas hasta la decadencia total, en la que aparece totalmente perdida, vulnerable y desorientada, es intachable.

La emocionante escena del discurso o la sencilla pero sublime secuencia en la tienda de helados, en la que no recuerda su sabor favorito, primero intentando disimularlo y posteriormente recostándose sobre el hombro de su marido cuando éste se lo recuerda, buscando protección, entierran toda posibilidad de que este año gane alguien que no sea ella.

¿Por qué no me dais el Oscar ya y acabáis con esta farsa?

Basada en la novela de Lisa Genova y dirigida por Richard Glatzer y Wash Westmoreland y con tan sólo cinco millones de dólares de presupuesto, la película es satisfactoria en sus pretensiones. Los que la acusan de telefilm probablemente lo hubieran hecho ante cualquier película que quisiera contar esta misma historia. Sin embargo, Siempre Alice no incurre en melodramatismos ni maniqueos gratuitos, siempre teniendo en cuenta la dureza del drama que cuenta.  Alec Baldwin y Kristen Stewart están correctos en sus papeles, si bien, no hay unanimidad en la redacción sobre esta última (algunos notan evolución en su interpretación mientras otros seguimos viendo la misma cara de siempre).

Registros

Estamos, en definitiva, ante un retrato atroz pero pausado y realista sobre los devastadores efectos del alzheimer, que puede conectar y llegar más al espectador, precisamente, por explicarlo desde la perspectiva de una mujer tan joven, un acierto de la historia, ya que ayuda a empatizar y entender el enorme drama que supone la dolencia. Pese a la falta de sorpresas narrativas y la evolución líneal, la película convence y consigue su propósito, hacerte reflexionar sobre una enfermedad a la que, a veces, restamos demasiada importancia. El discurso en la asociación de Alice en la asociación de alzheimer, ayudado por la sobriedad de Moore en cada gesto y en cada matiz, lo retrata y captura a la perfección. Brillante y necesaria.


cropped-untitled-5.jpgNOTA MEDIA:
 70 / 100

Anuncios

Categorías:CINEMAEtiquetas: , , , ,

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s