CRÓNICA | Concierto de Tulsa en Barcelona | El mágico regreso de la rota voz de Miren Iza a los escenarios

 

Capture
Miren Iza, anoche

Fue en los últimos días de la primavera de 1.999 2010, en plena debacle emocional, la última vez que tuvimos ocasión de escuchar la única y desgarradora voz de Miren Iza, en uno de los últimos conciertos de Tulsa, que siempre hemos considerados como uno de los grupos más infravalorados de la escena independiente nacional, antes de anunciar la triste noticia de que se retiraban, a lo Christina Rosenvinge, una temporada a Nueva York, sin dejar muy claro si se trataba de un camino de ida y vuelta o no.

Afortunadamente, no fue un adiós definitivo, y hace poco nos llegaba la noticia de su regreso a España y su fichaje por Grand Derby Records para unanueva etapa  y la publicación de su nuevo trabajo, “La Calma Chicha”. Y ayer pudimos observar de primera mano en Barcelona, en un abarrotado Heliogàbal, como Tulsa ha vuelto por la puerta grande y más Tulsa que nunca.

Barro

Una de las primeras canciones del set list que nos recordó de inmediato la grandeza del grupo fue eternamente triste pero notable “Matxitxaco“, uno de los momentos álgidos de un repertorio en el que nos presentó alguno de los temas de su próximo disco, destacando, aparte del primer adelanto que ya conocíamos: “En tú corazón sólo ha sitio en los suburbios“, algunas canciones de su nuevo trabajo que suenan rotundamente bien, como “Ahí (Mi Corazón)”, “Leña” o “Los amantes del puente“, que fue la encargada de poner el cierre.

Las cálidas interpretaciones en vivo de  “Aniversario de boda” o “Barro” fueron otros de los grandes momentos del regreso de Miren a la ciudad condal. Pocas objeciones que hacer al concierto, si bien recuperar haber recuperado las magistrales “Algo ha cambiado para siempre“, “Oviedo” o “Sólo me has rozado” podría haber puesto la guinda a la noche.

Algo ha cambiado para siempre

Esa noche del lejano 2010, la voz de Miren sirvió de revulsivo para muchos de los asistentes que estuvieron allí, para entender que “algo había cambiado para siempre“, pero que tocaba empezar otra vez. En algunos corazones sólo hay sitio en los suburbios. Esperemos que esta vez, lo haga de nuevo y que este regreso de la vasca, esta nueva etapa, esta “Calma chicha” sea el principio de un nuevo y mejor comienzo.  En Nueva York, en Londres. Donde sea. Que así suceda.

Larga vida a Tulsa.

Alabamos el gusto de Enrique Bunbury

 

Anuncios

Categorías:AGENDA / CRÓNICASEtiquetas: , , , , ,

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s