CRÓNICA | Concierto | Mürfila, más rockera que nunca en la presentación de Terrífica en Barcelona

10683430_750481701655394_3429072050707600691_o
Mürfila (by Xavier Mercadé)

Mar Orfila y sus chicos dieron una lección de rock el pasado viernes por la noche en el Music Hall. El grupo aceleró de 0 a 100 el ritmo del público desde el primer segundo del concierto y es que rompieron el silencio de la noche con Rockandroll, primer single de su quinto y nuevo álbum.

Y el ritmo no decayó. Nos deleitaron con canciones de sus anteriores trabajos como Me pones, El mundo se equivoca, Money y por supuesto, Mi guitarra quiere rock.

Mürfila se reivindicó más rockera que nunca, sumamente transgresora y algo oscura (entiéndase el tono oscuro a su mirada hacia Nirvana). Por ejemplo, los presentes pudieron cantar con ella una versión más heavy de Soy Humano o de Caracol.

Mientras el grupo animaba al público, Mar nos hizo fijar la mirada en sus partes nobles y es que apareció con el vestido de su portada y todo apuntaba a que se le vería el pecho. Pero no se cumplió tal deseo hasta su segundo disfraz con la canción de Caperucita. Sus saltos extremos hicieron que las tetas se le salieran del sostén y quedasen a la vista sus turgentes pechos discretamente tapados con unas doradas pezoneras.

Siguieron con Un día más y Océanos de tiempo, canciones con las que nuestra querida y sexy Mar perdió una de sus pezoneras. Quedose descuidada en una esquina del escenario. Nadie se fijó en ella (tenían la vista en las tetas de la bella cantante). Nuestra reportera se dio cuenta de la pérdida, vio brillar algo en el suelo del escenario y disimuladamente se llevó al bolsillo el dorado tesoro. Reliquia para La Comuna.

De repente el ambiente cambió. Se atenuaron las luces. El tiempo se detuvo. Sonaron los primeros acordes de Azul y gris. La intensidad y el volumen aumentó progresivamente. El público miraba la dolida cara de Mar. Se podía percibir su corazón en cada nota, en cada palabra.

“Porque sin ti las sombras que me inundan dan más miedo que nunca, los monstruos me perturban, porque sin ti no hay tempestad mi calma. La vida es una trampa. Hay todo y no hay nada. Porque sin ti la gente me pregunta en qué día morí y yo les respondo desde que decidiste irte de aquí.”

Mar no se pudo contener y se tiró al suelo, pataleó con rabia y gritó al cielo. Apoteosis musical.

Hicieron el amago de irse. Pero no. Mürfila dio más, lo dio todo en las dos últimas canciones, una de ellas la que da título a su último trabajo, Terrifica, y por último Sin dolor. El público se animó con ellos cantando al unísono, saltando con los brazos en alto. Una catarsis de sensaciones y sentimientos. 72

Rockandroll – Mürfila

Faltó: La gran sensación.
Sorpresas: un tatuaje bajo el pecho izquierdo con la silueta de Menorca.

by

Anuncios

Categorías:AGENDA / CRÓNICASEtiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s