CRÓNICA | Passenger en Barcelona | Razzmatazz se llena de folk, energía y emoción

DSC_2602
Imagen de bandatic.com

Passenger fue recibido en Barcelona como una auténtica estrella de rock. Con lleno absoluto y un público completamente entregado, el cantante saltó al escenario de Razzmatazz el pasado jueves para presentar las canciones de su último álbum “Whispers” y del exitoso “All The Little Lights”. Visiblemente emocionado por la acogida, Michael Rosenberg, único integrante de lo que en su día fue una banda, se metió al público en el bolsillo en cuanto empezó a tocar el primer tema “Rolling Stone” y con su inconfundible voz, frágil y tímida por momentos, y sorprendentemente intensa y energética en otros, revolucionó y enamoró a todos los ahí presentes.

Le siguieron “Life’s For The Living” y “Wrong Direction”, que ligó con una breve versión de “What Is Love”. Y entre canción y canción, el cantante bromeaba y derrochaba simpatía al explicar el significado de cada tema. Como de cuando decidió dejar de fumar y compuso “Riding To New York”, o la historia de superación y perseverancia detrás de “27”, o de como en pocos minutos tuvo listo su hit “Let Her Go” y del que, cual James Blunt, ya está tan aburrido que muchas veces lo interpreta sin pensar ni sentir lo que dice. Aunque confesó que la de esa noche fue una de aquellas actuaciones especiales en las que recordó los motivos que lo llevaron a escribir la canción.

Del silencio sepulcral en “Heart’s On Fire” o “Whispers”, en la que llamó a los asistentes a encender y ondear los mecheros (o móviles) creando un momento mágico, a los gritos y el fervor en “I Hate” o “Scare Away The Dark”, tema con el que cerró la primera parte del concierto, pero que fue coreado por el público durante varios minutos después hasta que apareció de nuevo en el escenario. Siguió en el bis con “Golden Leaves”, según sus palabras, el tema más triste que ha escrito nunca, “Start A Fire” que interpretó junto a la banda telonera The Once, y finalmente “Holes”, que puso el broche de oro en un show de casi hora y media de duración con el que, sin duda, superó todas nuestras expectativas.

A pesar de las regulares ventas de su segundo álbum, Passenger puede presumir de haber vendido todas las entradas tanto en Barcelona como en Madrid. Y seguro que lo volverá a hacer en un futuro. Porque no es lo mismo escucharlo en el ordenador que verlo en directo. Con su tierna y nasal voz y con el único acompañamiento de su inseparable guitarra, el cantante llenó de energía y sentimiento toda la sala y conectó totalmente con sus seguidores de la Ciudad Condal, generando risas, aplausos y seguro que más de una lagrima de emoción. Por eso, seguro que muchos repetirán en su próxima gira. Nosotros tenemos claro que también.

“Everyone’s filling me up with noise, I don’t know what they’re talking about
You see all I need’s a whisper in a world that only shouts”

Anuncios

Categorías:AGENDA / CRÓNICASEtiquetas: , , , , ,

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s