CRÍTICA | “1989” | Taylor Swift vende su alma al diablo pero la vende sorprendentemente bien

taylor swift 1989
“El disco menos Taylor Swift de Taylor Swift

Rumors are terrible and cruel but, honey most of them are true“, con esta cita de New Romantics abrimos la reseña de un disco en el que Taylor Swift, ha decidido tomarse poco en serio a sí misma, decir adiós a sus raíces country y venderse a los mejores postores (Max Martin y Ryan Tedder).

Temáticamente, seguimos hablando de Taylor Swift, con todo lo que ellos representa. Sus letras siguen hablando de novios que la abandonaron, de historias que no pudieron ser y de chicos que se fueron, soltando pullitas sin disimulo alguno como sólo ella sabe hacer.  Melódicamente y en la producción, hay bastante unanimidad en que la americana ha ido un paso más allá y le ha vendido su alma country al diablo, pero al menos, la ha vendido bien.

1989 es un disco tan intrascendente como disfrutable, que ya es mucho más de lo que podemos decir de la mayoría de discos de las grandes divas del pop reciente. Y es que Taylor Swift, pese a su inherente condición de guilty pleasure, está a años luz en decencia de otros productos con target similar, como One Direction o Justin Bieber.

Contigo no, bicho, eres grima”

Taylor abre 1989 el disco con la ochentera y electrónica Welcome to New York, que ya marca los nuevos derroteros por los que transcurrirá el disco. El single de presentación, “Shake it off”,  ya anunciaba que estábamos ante un disco poco reflexivo y más hedonista, en el que Swift ironizaría sobre su status actual de viuda negra (“That’s what people say, I go on too many dates, but I can’t make them stay”) más que volver a  acercase a Tim McGraw.

Por todo ello, Taylor suena a Ryan Tedder (“I know places”), a Max Martin (“Shake it off”), a Avril Lavinge (“Bad Blood”, ese canto de guerra que dicen está directamente dedicado a su ex amiga Katy Perry), a Merche, a Lana del Rey (“Wildest Dreams”, uno de nuestros temas favoritos del disco y que perfectamente podría haber estado incluida en “Born to die”) e incluso a a ella misma (“This love”). Aunque también es cierto, que las letras siguen siendo, inequívocamente, marca de la casa: mucho dolor, mucho despecho, muchas relaciones frustradas y mucho “ya te vale haberme dejao“.

Estado habitual de Taylor Swift durante  la composición de canciones

En conclusión, estamos ante el disco menor Taylor Swift de Taylor Swift. La americana se ha abrazado al sonido que predomina hoy, lo que a corto plazo le beneficiará con unas ventas que seguro que acompañan, pero que a largo, puede ser contraproducente. Y es que en la época de las mil y una chonidivas pop, cuanto más te diferencies de tus contrincantes, mejor. Perder tu esencia, puede costarte caro. Y si no, que se lo digan a Dover.

cropped-untitled-5.jpgNOTA MEDIA: 66 / 100

LO MEJOR: Estamos ante un disco hedonista y 100% disfrutable. Que Taylor no se tome demasiado en serio a si misma.

LO PEOR: Se echa de menos a la antigua Taylor. No country, no party.

Anuncios

Categorías:REVIEWSEtiquetas: , , , , , , , , , , , ,

10 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s