CRÍTICA | “Trouble In Paradise” | La Roux, mucho hype y poco más

72d61ed3

No es muy normal que entre un prometedor debut y el segundo trabajo de un artista pase media década. Fue en 2009 cuando el dueto La Roux irrumpió en la escena de la electrónica británica en pleno revival ochentero y desató la rivalidad con Little Boots y su Tenori-On, ganando la “batalla” con varias nominaciones (y victorias) a los Grammy y a los Brits Awards y unas ventas de más de 600.000 copias mundiales. Con sus aciertos y algún que otro aspecto a mejorar, el primer álbum del grupo dejó huella en muchos, y la espera y el indudable potencial de temas como “Quicksand”, “In for the Kill” y “Bulletproof” han hecho que el hype para este nuevo disco sea demasiado grande y que, a pesar del buen sabor de boca que dejaron los primeros adelantos, la sensación al escuchar el disco es que el resultado no está a la altura.

Uptight Downtown
All the blue lights fighting with the crowds
And oh, I know the temperature is rising, is rising

Lo cierto es que había muchas expectativas puestas en este “Trouble In Paradise” y su corta duración ya supone de primeras una pequeña decepción. Cinco años de espera para nueve canciones (varias de ellas estrenadas hace ya meses, o años, en algún concierto) resulta insuficiente. Por otro lado, pese a tratarse de un trabajo más meditado y maduro, tiene un sonido demasiado continuista. Tras el “abondono” de Ben Langmaid del proyecto (aunque está acreditado en 6 de las 9 canciones), esperábamos algo diferente, sin abandonar la línea de su debut, pero más arriesgado como “Let Me Down Gently” con su elegante melodía y fusión de beats, guitarras y sonidos electrónicos, y el primer single fantasma “Uptight Downtown”, un trallazo de aires funky a lo “Get Lucky” (seguro que lo último de Daft Punk sonó mucho en el estudio), pero no ha sido así. La muestra más evidente es “Silent Partner”, un tema notable, pero que repite de forma casi exacta la fórmula de sus anteriores hits. Aunque quizás lo más grave es que se trata de un disco de altos y bajos en el que encontraremos tanto cortes brillantes (que los hay, no somos tan negativos) como otros muy flojos, con lo que cuesta más de disfrutar del álbum en su conjunto.

Dos ejemplos claros del segundo grupo son la desastrosa “The Feeling” (en la que Jackson es la única acreditada, lo que nos lleva a preguntarnos si La Roux será capaz de sobrevivir sin Langmaid), un tema que desentona por completo con el sonido del álbum y que, por su estilo retro-rock, parece más una canción de unas Haim un tanto descafeinadas, y “Kiss And Not Tell”con unas estrofas muy Lily Allen, una producción con efectos muy de “Tetris”, y un ¿estribillo? que se repite hasta la saciedad y que ni en su final, lo mejor de la canción, consigue remontar. Igual que ni los últimos épicos versos de “Cruel Sexuality” (“Oh, you make me happy in my everyday life, why must you keep me in your prison at night?”) salvan a la canción de caer en el mismo saco. En la otra cara nos encontramos la divertida “Sexoteque” con sus acelerados y pegadizos “money, money, money” a los que cuesta resistirse, la tropical (sic) “Tropical Chancer” con uno de los estribillos más memorables del disco, o “Paradise Is You”, una balada a piano aderezada con sintetizadores y una melodía casi chill out que compite con “Cover my eyes” a tema más romántico de la discografía de La Roux.

And the palm trees make it feel like paradise
But without you here there’s nothing nice
‘Cos in your eyes
That’s my paradise

Lejos de ser un mal disco, ni siquiera se puede decir que palidezca ante su predecesor. De hecho, está recibiendo muy buenas críticas por parte de medios como NME o The Guardian (aquellos que también enloquecieron con “Random Access Memories” y con los que algunos no estábamos muy de acuerdo), pero tras 5 años de espera, cabría esperar algo más. Sus mayores aciertos: la conseguida producción y sus tres o cuatro temazos de auténtico sonido retro-ochentero. Sus principales errores: la falta de estribillos potentes, la pérdida de frescura (por una mayor sofisticación) en algunos temas, los intentos fallidos de hacer algo más “moderno” y su corta extensión. ¿Lo bueno, si breve, dos veces bueno? Si le quitáramos tres canciones, seria un EP casi perfecto. Pero como álbum, no lo es tanto.

cropped-untitled-5.jpgNOTA: 6.75 / 10

LO MEJOR: “Sexotheque”, “Uptight Downtown”, “Tropical Chancer”

LO PEOR:  “The Feeling”, “Kiss and not tell”, “Cruel Sexuality”

Anuncios

Categorías:REVIEWSEtiquetas: , , ,

3 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s