CRÍTICA | “Mi otro yo” | Coixet, quédate al otro lado del espejo

Mi otro yo, la última película de Isabel Coixet tenía como objetivo, en su promoción, atrapar a aquellos espectadores con ganas de una película inquietante, de miedo, de fenómenos extraños. En un intento de simular a sus compañeros directores Bayona o Amenábar con películas efectistas, con sustos y escenas inolvidables, Coixet se atreve con un nuevo género pero se queda a medio gas en una fusión de géneros, entre lo intimista, lo ‘indie’ y los toques de terror que se fundamentan en golpes de sonidos y en una constante grieta en cristal que no lleva a ninguna parte, desgraciadamente.

Mi otro yo es una película mala, no convence, las tramas familiares no parecen estar hiladas y Sophie Turner, la actriz protagonista y reconocida por Juego de Tronos, se siente perdida, más que su propio personaje, con una interpretación que borda la doble personalidad o la aproximación a la locura, en un intento de explicación del fenómeno que le sucede, una persecución e incluso, un intento de suplantar su personalidad.

Sin embargo, tras la decepción durante la película por la falta de momentos intensos y una resolución más trabajada, solo nos queda una interpretación mucho más sencilla de lo que, en apariencia, podría intentar dar a entender la película: El paso de la juventud a la madurez, la pérdida de la virginidad y, de alguna manera, de la inocencia. Dejar atrás la niñez y comenzar a darse cuenta de la realidad de los dramas familiares y personales. En definitiva, los miedos del paso de la adolescencia, de quiénes somos y hacia dónde vamos. Todo ello, muy alejado de tramas de fantasmas y de persecuciones extrañas.

El drama de los padres de la protagonista, su relación con ellos y la sorpresa que llega a mitad de la película no son más que un cúmulo de clichés que se suman a las subidas de volúmenes inesperadas y a los reflejos fantasmales en los espejos que, junto al abandono de la impronta personal de la directora catalana, hacen que esta producción sea abandonada al terreno de lo impersonal. Un thriller psicológico enfocado al público adolescente que, tampoco, se sentirá colmado en sus impresiones, tras salir de la sala.

cropped-untitled-5.jpgNOTA MEDIA: 45 / 100

Lo mejor: La ambientación, las escenas en solitario de la actriz Sophie Turner, la personalidad oscura del personaje y su afición por la fotografía.

Lo peor: La resolución de la trama, la falta de tensión e intención innovadora en el género.

by “New Boy In The Office, OR”.

Anuncios

Categorías:CINEMAEtiquetas: , ,

1 comentario

  1. antonio

    La verdad me a parecido buenisima refleja varios puntos y diferentes puntos de vista q refleja miedos complejos realidad y subjetiva y refleja el desarroyo social y la verdad muy buena pelicula !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s