Britney Spears | CRÍTICA | Britney Jean | No, no vamos a hundirla más

britney-jean-2
I am…

Ha pasado un tiempo prudencial desde el lanzamiento de Britney Jean el pasado mes de diciembre, tiempo en el que Britney ha sido noticia mundial por tres cosas: primero, por el enorme fracaso comercial y artístico del disco, segundo, por la puesta en marcha de su residencia en Las Vegas y tercero y más impactante todavía, porque le gusta el chicle de sandía.

Sí. Correcto. Después de ver el documental “I am Britney Jean”, el más personal, el que iba a mostrar a la verdadera Britney y su realidad de cara a la preparación de Las Vegas y su actitud en la música, comienza con esa pregunta para mostrarnos a la verdadera Britney. El peor enemigo de Britney es su equipo. Y no es broma, como podéis ver a continuación.

¿What’s your favourite gum? Watermelon, definitely, watermelon is…

“Tengo el mejor equipo del mundo”

Claro está que después de estas declaraciones, nuestras vidas no volverán a ser las mismas. No sabemos si es responsabilidad del director del documental, del montador o de la mismísima Britney, pero esa obvia falta de esfuerzo, esa ligereza e indiferencia mostrada comenzando el documental con tal revelación se puede trasladar al conjunto del proyecto Britney Jean,  a una gira en la baila poco y no canta nada y al conjunto de la carrera de  Britney desde hace bastante tiempo.

¿En qué pensabas al aceptar una residencia en la que ni cantas ni bailas?

Dicho esto, comentaremos que uno de los principales problemas de Britney Jean es la  manida producción de Will.i.am, que debería ser deportado a una isla lejos de cualquier civilización con Pitbull. SAVE THE MUSIC. Él solito se carga el proyecto, dándole a todo el disco un aroma y uniformidad “made in will.i.am”  que ha arrastrado inevitablemente a Britney al mayor de sus fracasos, con unas ventas más propias de Christina Aguilera Merche.

No obstante, lanzaremos por una vez una lanza a favor de la actitud de una Britney, la mejor persona del Pop una vez visto el documental, que parece más involucrada en los procesos que nunca. Sea esto bueno o malo, su nombre aparece, por primera vez, en los créditos de prácticamente la totalidad de canciones del proyecto, dando lugar a un disco que puede ser más “personal” que nunca, aunque no sea esa la sensación que despierta (y es que Blackout (*****) sonaba más personal que esto aunque las canciones sobre ser famosa y polémica desde los 17 se la escribieran personas que nunca fueron ricas ni famosas).

El disco, ampliamente vapuleado por la crítica y el público, (y si logras sustraerte del excesivo toque will.i.am) no es realmente mucho peor que otros discos recientes de Britney (Femme Fatale -**-). Work Bicth, demasiado trallazo house para funcionar comercialmente, únicamente adecuada para el gimnasio o la pista, resulta irónica (cantada en los labios de Britney) y diferente. La balada de Sia, única compositora actual,  Perfume, resulta, como la mayoría de sus composiciones para otras artistas, una horterada y un guilty pleasure instántaneo (Diamonds, You lost me…).

Til it’s gone”,  un autoplagio nada disimulado de “I wanna go”, inspirado temáticamente en “Let her go” de Passenger, resulta otro de los tracks aceptables del disco. A estos se unen, otras canciones como Passenger (con Katy Perry participando en la composición), sobre el momento en que te dejas llevar y dejas que otra persona esté al mando de las situaciones, o Alien, producida por William Orbit, e indudablemente, una de las mejores canciones de Britney Jean, con abismal diferencia.

Si Britney hubiera hecho más alguna promoción, hubiera cambiado de equipo (Will.i.am, Watermelon…) y creyera un poco más en sus proyectos, quizá los resultados no serían tan devastadores y volvería una Britney, que confiamos cada vez menos en volver a ver.

Consciencia

En conclusión, el disco que podría hundir la carrera de Britney Spears, herido de muerte por  will.i.am, contiene errores garrafales, pero también algunos pasajes aceptables y muestra al menos, una evolución de la cantante a la hora de implicarse en lo que simula que canta y baila.  Y  la catastrófica acogida, teniendo en cuenta que Britney, no venía de 21 es , ciertamente, desproporcionada.

 Nota ”NETP” | I am Britney Jean | 489.000 / 1.000.000

Lo mejor:  La producción de William Orbit y algunas canciones sueltas (Alien, Perfume, Passenger…).

Lo peor:   ¿Quién pensó que Work Bitch sería una buena elección comercial? La producción de Will.i.am. La promoción, Better work, bitch.

Anuncios

2 respuestas a “Britney Spears | CRÍTICA | Britney Jean | No, no vamos a hundirla más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s