Crónica | The Moonshine Jungle Tour | Barcelona se rinde ante Bruno Mars

rrc_650_432_Bruno_Mars.JPG_concert

“La noche más grande”. Así anunciaba Bruno Mars en su twitter su concierto de Barcelona el pasado jueves. Y lo fue. Realmente lo fue. El joven cantante con tan solo dos discos en el mercado se ha convertido en una de las estrellas del pop más solidas y mejor consideradas de la actualidad. Compositor y productor, ha sabido conquistar a todo el público, desde adolescentes carpeteras a los mayores amantes del soul, el funk y el disco de los setenta. Así, más de 12.000 personas se concentraban en el Pabellón Olímpico de Badalona para asistir al primer concierto en suelo español de “The Moonshine Jungle Tour”.

A las siete de la tarde se abrieron las puertas, y tras tres horas de espera y un telonero –Mayer Hawthorne– que intentó entretener al público con un número digno de verbena de pueblo en el que combinó coreografías nivel final de curso con música pop, pseudo-rock, funk, rap, ritmos africanos y cantos japoneses (True story), se apagaron los focos, empezaron los juegos de luces, los sonidos de jungla, cayó el telón de palmeras y apareció Bruno Mars y su banda a ritmo de “Moonshine”. La euforia se desató y la fiesta dio inicio. Prosiguió con “Natalie” y “Treasure”, siendo este último uno de los números más aplaudidos de una trepidante noche en la que el ritmo no decayó ni un solo instante. Pero más allá de las pantallas gigantes y el resto de artificios escénicos, hay dos cosas que hicieron del concierto una experiencia única. La primera fue el perfectisimo directo de Bruno Mars que no falló en ningún momento. Y la segunda, el buen rollo entre el cantante y la “Hooligan Band”, coristas, músicos y bailarines todo en uno que, por encima de todo, disfrutaban de lo que estaban haciendo y hicieron disfrutar a un público entregado desde el primer minuto.

tumblr_mtedwg8wnK1qebsv0o1_400

Tras un par de medleys de temas propios (“Billionaire” a dúo con el miembro de su banda Phillip Lawerence, “Our First Time” en la que recordó más que nunca a Michael Jackson, o “Show Me” con la que, a ritmo de reggae y con bien de movimientos pélvicos, volvió locas a todas las Hooligans) y alguno que otro ajeno (“Pony” de Ginuwine o “Ignition” de R. Kelly), llegaron otros como la celebrada “Marry You”, la enérgica “Runaway Baby”, su colaboración con BoB “Nothin’ On You” o una versión más rápida de “Grenade”. Pero si hay que destacar una interpretación por encima de todas, esa sería probablemente la de “When I Was Your Man”, su último #1 y de la que confesó que era la canción más difícil que había cantado hasta ahora. Maravilloso-espectacular-mehemocionadoalverlo.

Entre canción y canción, el estadounidense tuvo más de un detalle para el público español, como los “Besamé”, “Mi Corazón” y “Te Quiero Mucho” del final de “If I Knew” o incluso una improvisada bossanova dedicada a la Ciudad Condal. Aunque quien se llevó la mejor parte fue una de sus fans de la primera fila a la que dedicó una parte de “Just the way you are”, tema con el que abandonó el escenario para volver a los cinco minutos con un bis formado por la conocidísima “Locked Out Of Heaven” entre una lluvia de toneladas de confeti dorado, y su último single “Gorilla” con la que cerró el concierto en un grandísimo número de fuego y bengalas.

2135_1379834807

Una hora y media de concierto, y al finalizar, no se pudo ver ni una cara de decepción. El cantante cumplió con creces y superó nuestras expectativas. No nos extraña que se colgara el cartel de “Entradas agotadas” tanto en Madrid como en Barcelona, y es que muy pocos son capaces de ofrecer un espectáculo tan completo, con un repertorio tan solvente y a su vez un show que gustaría incluso a aquellos que no conozcan nada de su discografía. Parece mentira que tan solo hayan pasado tres años desde su debut y que, en tan poco tiempo, haya llegado tan lejos, vendiendo más de 10 millones de discos a nivel mundial y sumando un buen puñado de temas memorables. El joven cantante tiene por delante una carrera prometedora. Ya lo sabíamos antes, pero ahora no nos cabe ninguna duda.

Lo peor: El telonero. La versión de “Grenade”. Faltó “Lazy Song” y no habrían sobrado “It Will Rain” o “Young Girls”

Lo mejor: 100% disfrutable. 90 minutos de pura adrenalina. “When I Was Your Man”. El subidón final con el confeti. TODO. ARTE.

Nota: 94/100

Anuncios

2 respuestas a “Crónica | The Moonshine Jungle Tour | Barcelona se rinde ante Bruno Mars

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s