ANÁLISIS | ¿Es Mario Casas un buen actor?

Talento. Clases de interpretación. Liceu.

Sí, vale, podríamos preguntarnos cosas más profundas como ¿por qué Justin Bieber tiene la necesidad de sacar una canción cada lunes, por qué Rihanna se empeña en competir con Miley Cyrus en la ser la más zorra del reino del pop o cómo Sandra Bullock tiene tal cuerpazo en Gravity con la edad que tiene? Pero NO, nos acercamos al terreno español y a uno de los actores catapultados al éxito con series adolescentes, películas revienta taquillas y récord de apariciones sin camiseta en su jornada laboral.

Mario Casas comenzaba como un chico escuálido en series como Los hombres de Paco o SMS, apenas llamaba la atención pero, a pesar de sus problemas de dicción o lo inexpresivo de su rostro, empezó a coger cierta fama y rodó su primera participación en una película a manos de Antonio Banderas, El camino de los ingleses. A partir de entonces (y participando, más adelante, en otras series de éxito como El Barco) llegaría su primer éxito en taquilla, Fuga de cerebros en la que hacía el papel de tonto, algo que, la verdad, se le ha dado bastante bien y ha explotado en varias de sus películas: tonto amariconado (Mentiras y gordas), tonto más agresivo (Carne de Neón) tonto novato policía (Grupo 7), tonto andaluz (La Mula), COÑO… pues ha colado, sí que ha hecho de tonto en sus películas, se lo debería de mirar porque en su último éxito, Las Brujas de… eso, su papel vuelve a ser de tonto o corto o… vamos que se le da bien.

Método Stanislavsky

Pero no sólo de tonto vive Casas, si de algo ha sabido aprovechar bien el tirón es del Mario Casas en concepto de #chulo, #guaperas, #cuerpazo, #sonrisadepillo, #aquítepilloaquítecomeríaenterito. Las películas A 3 metros sobre el cielo y Tengo ganas de ti lo han puesto en el olimpo del cine español por las espectaculares taquillas que han resultado para esta industria y por el cuchicheo que genera su relación con, la también actriz, María Valverde. Fama, dinero… ¿premios?, ¿reconocimiento? No. Visto lo visto… hablamos de todo, menos de sus cualidades interpretativas.

ESCUELA DE INTERPRETACIÓN CRISTINA ROTA

¿Entonces? La verdad es que sí, que Mario Casas ya es mejor actor de lo que era al principio, ya es más creíble y este año ha estrenado, al menos, dos películas donde no ha sido necesario enseñar su cuerpo, así que ALGO ha cambiado. Tanto en La Mula, por el que recibió un premio en el Festival de Cine de Toronto Málaga, como en Las brujas de Zugarramurdi, que, pese a hacer de tonto, hace un buen papel, te olvidas del Mario Casas cañón y te crees a este nuevo personaje. Su futuro estreno será Ismael, que pinta a película COÑAZO, sinceramente, así que ya es un punto a su FAVOR, de intentar cambiar las cosas. Además, se ha ido a grabar en inglés, YES, A RELAXING CUP… algo así como un Perdidos de un equipo de fútbol, algo independiente, vamos… poco dinero, Edén. Por lo que, quizás, el chico merezca una oportunidad y ahí estaremos nosotros para analizarlo.

 by “New Boy In The Office, OR”.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s