Crítica | “El extraordinario viaje de T.S. Spivet”, la historia de un entrañable Amelie de 12 años

poster viaje spivet

“Dear Family Spivet,
I’m off to work some time away from here. Do not worry. I have not told you because I did not want to disturb you. Thank you for taking care of me, you are one of the best families in the world.
I love you,
TS”

El pasado sábado 28 de Septiembre tuvo lugar en el Kursaal la ceremonia de Clausura y entrega de Premios del Festival de Cine de San Sebastián, en la que la venezolana “Pelo Malo” (no confundir con el nombre de esta web) de Mariana Rondón se alzó con la Concha de Oro a la Mejor Película. Como espectadores de la gala, tuvimos la ocasión de asistir a la premiére mundial de la nueva película de Jean-Pierre Jeunet, “The Young and Prodigious T.S. Spivet” (o en su traducción al español, “El extraordinario viaje de T.S. Spivet”), adaptación de la novela del estadounidense Reif Larsen. De esta forma, en traje y vestidos de gala, los asistentes al evento nos colocamos las gafas 3D para disfrutar del film junto al aclamado director, el escritor, y su protagonista Kyle Catlett (Helena Bonham Carter faltó a la cita).

Tecumseh Sparrow Spivet, narrador y protagonista, es un niño que se crío en un rancho de Montana, alejado de toda civilización y con el contacto casi único de una madre absorta en la clasificación de insectos, un padre con alma de cowboy, una hermana que sueña con ser Miss America, y su hermano mellizo y compañero de juegos. Una familia peculiar cuya unidad y armonía se verá truncada por la muerte del hermano tras un accidente con una escopeta. Spivet, que había heredado la inteligencia de la familia, mientras que su mellizo se había quedado con la fuerza física, se centra en los estudios para evadirse de la tristeza que reina en el hogar. Tras ganar un importante concurso de ciencia, engañará a su familia para escaparse y emprender un viaje a Washington a solas. La sorpresa vendrá cuando en el Instituto Smithsoniano vean llegar a un niño que, con tan solo 12 años, dejará sin palabras a todos los científicos ahí reunidos.

No hay ninguna duda que Jean-Pierre Jaunet tiene un estilo inconfundible para hacer cine. Ayudado de un minucioso diseño de producción y un tratamiento fotográfico único, el director construye en cada una de sus películas un universo de historias fantásticas y personajes estrambóticos que enamoran al espectador. Esta no es una excepción, y todos estos elementos se hacen patentes desde el primer minuto en “The Young and Prodigious T.S. Spivet”. La historia es presentada casi como una fábula en la que el protagonista deberá superar las aventuras de su personal road trip para, como en todo cuento, aprender una moraleja. Sin embargo, si la primera media hora de la película es más que correcta, con momentos divertidos y una presentación muy original, el desarrollo de la misma se hace algo largo e incluso aburrido, y el final, algo precipitado, se le acaba yendo de las manos al director. Y es que, a medida que va trascurriendo la película, el personal sello de Jaunet se va haciendo cada vez más imperceptible, y termina por desaparecer en escenas como la del plató de televisión en las que se echan de menos la creatividad y chispa de sus otros trabajos.

Aunque también es cierto que la culpa no recae exclusivamente en el francés. Al tratarse de una adaptación de una novela, el guión debe intentar ser lo más fiel posible a la historia original, por lo que su imaginación está más limitada. No obstante, el director no logra que empaticemos con los personajes, en muchas ocasiones desdibujados y alejados del carisma que desbordaban la encantadora Amelie y el resto de habitantes del parisino barrio de Montmartre. Tan solo el pequeño héroe de la película consigue conectar con la audiencia, y es por ello que al final uno acaba con la sensación de estar viendo una película dirigida a un público más infantil que el resto de la filmografía de Jeunet. Así pues, podemos concluir que, a pesar de la buena intención del film, la falta de ritmo y el flojo desenlace hacen que no pase de ser una simpática película, pero que dista de ser memorable.

Lo mejor: El principio de la película. La fotografía y el 3D. La interpretación del pequeño Kyle Catlett.

Lo peor: Un final poco original y convincente. Historias y personajes que no aportan nada a la película.

Nota: 6.0

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s