Retrospectiva | CINE | Eduardo Manostijeras | Cuando el cine es “prácticamente magia”

“Lo hice porque tú me lo pediste” (Eduardo Manostijeras)

Aprovechando el Ciclo Tim Burton que ofrece este mes la Filmoteca de Catalunya, la redacción de NETP ha tenido la oportunidad de revisitar algunas de las mejores obras del peculiar director estadounidense, y de la que queremos hacer una mención especial es sin duda de, nuestra favorita, Eduardo Manostijeras, la peculiar historia de un hombre peculiar y gentil, tal y como señalaba el póster de la edición americana de la película.

La película recaudó en 1990 sólo 86 millones de dólares a nivel mundial (pocos si los comparamos con los resultados de otras películas muchos menos míticas de Burton como Batman – 411 millones de dólares- o Mars Attacks! -101 millones-) y tuvo un palmares paupérrimo. Sin embargo, pocas películas han trascendido tanto en la memoria colectiva como el culto que ha conseguido el personaje interpretado por el gran Johnny Depp, que es lo que ha puesto a la película en la posición que le corresponde en la historia del cine reciente.

Con mil interpretaciones distintas, desde una oda al diferente, una crítica a una sociedad hipócrita y corrompida, a una historia de amor entre bella y bestia, la película ha aguantado, indistintamente, el peso del tiempo de manera espectacular. Y con un presupuesto de solo 20$ millones de dólares, la historia de este Frankestein con tijeras en lugar de manos emociona y convence a partes iguales, gracias al preciso e inteligente uso de la fotografía y de su  magistral y emotiva banda sonora, y una dirección preciosista, visual y gótica que hizo adquirir a Burton una legión de seguidores que, mayoritariamente, sigue conservando 23 años más tarde (una época en la que Burton sigue siendo sinónimo de buena taquilla y escaso palmares).

Un mítico y mitificado Johny Depp, y una jovencísima Winona Ryder  que reivindicamos desde aquí, radiante antes de empezar a robar carteras, se unen a un reparto que, un tanto exagerado, cumple con creces los objetivos dramáticos de esta fábula que es Eduardo Manostijeras, destacando sobre todo una estupenda Dianne Wiest.

Hemos intentado ponerle pegas, cumplimentar el “Lo peor”. Pero no las hemos encontrado. Y es que hay películas que tienen ese “algo”, ese “algo” lejos de lo impostado y lo premeditado, que consiguen, sin motivo y fuera de una explicación racional, llegar “más allá”,  trascender. Consiguen algo mágico: que esa inocente Winnona Ryder bailando bajo la nieve, que ese enamorado Edward confesándose que lo hizo sólo “porque tú me lo pediste”, se hayan quedado en la memoria colectiva por los tiempos de los tiempos. Y eso es  cine. Eso es un 10.

 10

“En ocasiones, aún bailo bajo la nieve”

P.S.: Os dejamos con Here With Me,  lo más reciente de The Killers. Y de Winona Ryder.

Anuncios

One response to “Retrospectiva | CINE | Eduardo Manostijeras | Cuando el cine es “prácticamente magia”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s